Quiénes somos

ELI

Elisabeth López 

Optimista, vitalista, enamorada de lo que hago, disfruto de las pequeñas cosas que me ofrece el día a día.

Son más de 23 años los que ya he pasado en nuestro  Centro de Terapias Naturales Aura. Al llegar a 5º curso de Derecho, se me abrió una nueva puerta, gracias a mi padre, dentro de las terapias naturales, y me apasionó tanto que decidí dejar la carrera y empezar un nuevo camino que aún continua.

A lo largo de estos años he podido aprender, entender y sentir , que somos seres holísticos formados por una parte de estructura, química, emocional y otra energética.

En un momento de mi vida y por varias razones, venían al centro muchas mujeres con una estructura muy similar,  fue entonces cuando me planteé, también movida por mi propia historia personal, indagar más sobre esta parte femenina.

Como Terapeuta en Geometrías de Obsidiana aprendí de esa sombra que está presente en ese inconsciente individual y colectivo, y que nos limita a todos y con más dureza a las mujeres.

A partir de ese momento, y gracias a los conocimientos que  aprendí sobre la ciclicidad femenina y su conexión con la luna, creé un círculo de mujeres, La Luna en Mí, con la intención de tener un espacio de confianza donde pudieran conectar  con esa sombra y la dejaran salir para conseguir ser ellas mismas. Varios son los círculos que llevo facilitando y cada día me fascina el observar la energía tan sanadora que tienen estos espacios donde el compartir, acompañar, respetar y dar amor son la base de los mismos.

Cuando mi hija Cristina acabó su carrera de Fisioterapia y decidió dedicar su camino al acompañamiento de las mujeres para rehabilitar el suelo pélvico, le propuse la bella idea de crear este proyecto con la intención de dar conciencia a las mujeres no solo de su anatomía, sino de sus emociones, sus creencias y su propia energía para que se sientan conectadas consigo mismas.

El recuperar esa energía amorosa de nuestro Útero es un regalo que debemos valorar y expandir, cosa que durante muchos siglos se ha omitido y limitado.

Sigo caminando con la ilusión y el convencimiento de que lo que podamos  transmitir le sirva a cada una de las mujeres para aceptarse, entenderse y amarse.

IMG-20170309-WA0017

Cristina Fernández

Hace 6 años, tras tener un sueño en el que ayudaba a mujeres en el momento del parto, supe que quería dedicar mi vida al acompañamiento.

Volcada en querer estudiar Bellas Artes, mi vida dio un giro después de este sueño y decidí estudiar Fisioterapia. Sintiéndome incompleta al acabar la carrera, decidí seguir el camino que se me había planteado años atrás, así que empecé un Máster en Reeducación del Suelo Pélvico para poder mejorar la calidad de vida de las mujeres. No fue hasta el año 2015 que, empujada por mi madre, me interesé por el poder femenino, la ciclicidad, las fases lunares, la menstruación y los arquetipos. Acompañado de este interés, también vino mi participación en círculos de mujeres, dónde pude sentir el poder transformador que tienen.

A día de hoy, sigo queriendo crecer y llenarme de información para poder transmitirla a otras mujeres, acompañándolas y guiándolas en el maravilloso mundo de la ciclicidad femenina.

 

foto 1

Ana Quer

Me definiría como una persona positiva, vital, con inquietud de experimentar todo aquello que me ayude a mi crecimiento personal y poder aportar mis conocimientos al servicio de toda persona que lo necesite.

Soy Profesora de Kundalini Yoga, llevo 35 años practicándolo. Mi primer contacto con el Yoga fue a raíz de tener problemas de insomnio debido al estrés y en mi búsqueda de soluciones y remedios naturales, contacte con el primer Centro de Kundalini Yoga en España que estaba ubicado en Barcelona. Me encanto el ambiente que se respiraba, sus profesores, su filosofía de vida y su entrega hacía los demás. Fue a partir de ese momento en el  que mis hábitos de vida cambiaron a través de las Kriyas (ejercicios) y Meditaciones, me sentía en armonía y me ayudaba a llevar las sobrecargas del momento, sintiéndome libre y ligera de cuerpo y mente.

Hace muchos años, los caminos de Elisabeth y el mío se cruzaron, forjando desde ese momento una arraigada amistad y colaboración personal y profesional. Me hizo partícipe desde sus inicios en los Círculos de Mujeres La Luna en Mí, que me han aportado un crecimiento personal y a potenciar la energía femenina, desarrollando la intuición y la creatividad.

Mi trabajo del día a día se centra desde hace 26 años en el Centro de Fisioterapia Integrativa Mora Quer como profesora de Yoga y Terapeuta.

En los talleres quiero transmitir todas las enseñanzas esenciales del Kundalini Yoga para mujeres y que sirvan para darnos cuenta de nuestro elevado destino. Y sobre todo a ser nosotras mismas.

 

IMG-20161011-WA0000

Vanesa García

Nacida en Barcelona, ahora vivo en Zaragoza donde trabajo como diseñadora gráfica desde hace ya unos años. Debido a mi carácter, abandoné el núcleo familiar a temprana edad intentando encontrar mi propio camino.

Mi alma, es la creatividad y sin ella, muero. Durante muchos años la he mantenido prisionera en una cárcel de miedos, obligaciones y creencias erróneas. Y aunque alguna vez intentaba aflorar, no tardaba mucho en volver a la oscuridad. Gracias a Elisabeth, mi cuidadora, mi coach, mi tía y a sus terapias, he ido avanzando. Lo mejor fue cuando se hizo terapeuta de Obsidiana y creó los círculos de mujeres. Gracias a estas mágicas piedras ha habido una gran revolución en esa cárcel, se han roto los barrotes y mi vida realmente está empezando a ser la que yo quiero que sea. Es en ese momento donde di a luz al logotipo y los arquetipos del árbol de la luna. Fue el principio de la libertad de mi creatividad.

A fecha de hoy sigo trabajando en mí, me sigo formando y evolucionando para poder compartir lo mejor de mí en mis trabajos, ya que en todas y cada una de mis creaciones  se queda un trocito de mi alma.

En cierto modo, me considero una creadora de emociones. Transformo las ideas de la gente y las mías propias en algo tangible, traigo a la realidad lo que ellos imaginan, lo que sienten y eso hace que me sienta tremendamente afortunada.