La sexualidad: un gran tabú

Empecemos por centrarnos en la palabra sexualidad. En ella no solo se engloba la parte anatómica, psicológica y fisiológica, si no también todos aquellos aspectos de conducta y emoción vinculados al sexo. Aspectos muy amplios y poco profundizados en nuestra sociedad.

Se nos da continua información de lo que es correcto e incorrecto, pero poco se habla de nuestra propia libertad mental con respecto a este tema. Estamos tan esclavizados mentalmente que somos incapaces de darnos cuenta que eso es así. Se nos ponen ciertas normas sobre cómo tiene que ser nuestra sexualidad y esto de forma inconsciente y como ocurre en otros aspectos, lo tomamos como propio. Si nos focalizamos en la sexualidad de la mujer, esto se agudiza notablemente. Primero, porque nuestro propio cuerpo ha sido tabú para nosotras mismas. ¿Cómo podemos saber lo que realmente nos gusta si en primer lugar no conocemos en profundidad nuestro propio cuerpo y no nos hemos dado la libertad mental de poder experimentarlo?

Va más allá de las etiquetas y más importante que el hacerlo. Primero hay que partir de darnos cuenta de cómo siento yo este tema en mi cuerpo y qué mensajes son frecuentes en mi mente. En definitiva, a qué y cómo estoy poniendo yo misma etiquetas.

Experimentar la libertad de que cabe la posibilidad de todo, nos produce una verdadera conexión con nosotras mismas y una capacidad de elegir desde nuestra propia voluntad y no desde la voluntad de los demás.

No es un tema que ocurra tan sólo en mujeres de cierta edad o cultura, si no que debemos poner nuestra atención en los más jóvenes. Con todos los avances que nos rodean, en este tema seguimos estancados, nos hace falta profundizar más. Si saliéramos a la calle y observáramos cómo hablan y qué hace nuestra juventud, preguntarles sobre el sexo, nos sorprenderían sus respuestas. La idea de que la mujer con respecto al sexo es: callar y ponerse, no tener ganas pero sentir la obligación de hacerlo, me molesta hacer una cosa pero lo hago para que no me deje… sigue estando presente en nosotras mismas.

La primera forma de cambiar las cosas es darnos cuenta de nuestros propios límites para poder transformarlos o eliminarlos. Os invitamos a que reflexionéis sobre estos aspectos, es una manera muy profunda de conectar con nosotras mismas.

Resultado de imagen de lola vendetta chocho mandala

Imagen: Lola Vendetta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s